LA CONFIGURACIÓN DEL DESPIDO INDIRECTO POR AFECTAR LA DIGNIDAD HUMANA DEL TRABAJADOR

Nota: El presente artículo se encuentra protegido por derechos de autor. Puede ser reproducido total o parcialmente siempre y cuando se cite correctamente la fuente, de conformidad con las condiciones de la Ley 23 de 1982 y demás normas concordantes. Se sugiere leer los términos y condiciones de ABACO.

En un caso estudiado por la Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia, se declaró la procedencia de indemnización por despido indirecto, debido a conductas del empleador que iban en contra de la dignidad del trabajador.

En la sentencia se examinó una situación en la cual un trabajador desempeñaba un cargo de nivel directivo y, sin previo aviso, fue desplazado por otra persona, la cual asumió sus funciones, utilizó su oficina privada y tomaba todas las decisiones inherentes al cargo directivo.

La Corte resaltó que aunque al trabajador no se le disminuyó el salario, se le aumentó su jornada de trabajo o se le desmejoró su calificación profesional, “sí tenía un justo motivo para dar por terminada la relación laboral por causas imputables al empleador, pues fue desplazado en sus funciones, se quedó prácticamente sin poder ejercerlas y además pasó de tener una oficina privada y con secretaria a un cubículo como cualquier trabajador sin cargo directivo, lo que resulta una conducta inaceptable del empleador que atentaba contra la dignidad humana del empleado”.

De esta manera, se concluye que si bien el empleador tiene la potestad del ius variandi, figura jurídica establecida en el Código Sustantivo del Trabajo, la misma no puede ser utilizada para desmejorar injustificadamente las condiciones laborales de los trabajadores, lo cual no solo se generar al disminuir el salario, sino también en circunstancias que afecten la honra y dignidad del trabajador, como aconteció en el caso reseñado.

Fuente: Corte Suprema de Justicia. Sala de Casación Laboral. Sala de Descongestión No. 1 M.P. Martín Emilio Beltrán Quintero. SL15927-2017. 3 de octubre de 2017.

Aviso: El presente artículo no constituye un concepto profesional; en consecuencia, se recomienda que lo aquí expresado no sea utilizado sin la asesoría de un abogado. ABACO no se hace responsable por la utilización de la información presentada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *